Como ya muchos saben la mayor parte de mi vida transcurre en el distrito de  San Isidro y hoy conversando con mi mamá me contó que se ha puesto en marcha un plan piloto para  el tratamiento y aprovechamiento  de  los residuos sólidos orgánicos  en el  distrito. Mediante un  sistema de reciclaje tiene previsto recolectar y reusar  más de cuatro  toneladas  de residuos  al mes  y convertirlos en fertilizante  para sus áreas verdes.  San Isidro  cuenta con 1,7 millones de m2 de áreas verdes  distribuidos en  parques, alamedas, avenidas y  acantilados.

Con  hermosas vías tipo bulevares,  con un tejido de calles arboladas y su  histórico Monumento Nacional  parque-bosque El Olivar; es un   distrito que invita a caminar,  no en vano  recibe  un  millón de  visitantes diariamente; por ello, esta iniciativa de uno de  los distritos abanderados de la modernidad, con estrategias y prácticas ecosostenibles, ayudará no solo a tener  un adecuado manejo de residuos  sino  también  a  embellecer y mantener el  fresco verdor de sus vitales  áreas verdes.

Ojalá esta iniciativa la implemente Lima Metropolitana  y  otros gobiernos locales.

Mi mamá terminó diciendo: “quisiera que Lima  regrese al verde que tuvo en un pasado no muy lejano”.

Mis hermanas y yo la miramos y respondimos “ojalá”.

Hasta muy pronto.