Las fiestas  de Navidad y de fin de Año  son  de reuniones familiares,  regalos, cenas, mucha alegría y pirotecnia para amenizar las celebraciones.  Los fuegos artificiales que hoy se comercializan producen más luces y  sonidos muy estridentes, lo que afecta a  las mascotas. Ellos desconocen lo que ocurre, el ruido   excesivo  los asusta, recuerda que los perros tienen el sentido  auditivo muy sensible.  Con los ruidos  de las detonaciones,  muchos entran en  pánico que se manifiesta  con temblores, ansiedad, gemidos, incremento de su temperatura corporal, etc. No puedes evitar la situación, pero sí tener en cuenta algunas recomendaciones.

Trata de que permanezca en habitaciones para que no esté directamente expuesto a los ruidos. No  dejes sola a tu mascota, sobre todo si es nerviosa, el ruido  podría causarle un cuadro de estrés e incluso enfermarla.  Cierra puertas y ventanas, por instinto tratan de protegerse y salen asustadas en busca de refugio, muchas veces fuera de casa.

Recoge siempre las envolturas de los regalos, no los dejes a su alcance, pueden ingerirlos y enfermarse. Ten cuidado cuando sacas a pasearla podría comer  restos de pirotécnicos  e intoxicarse por el plomo que contienen. Toma precauciones para que no le pase nada a tu mascota y podrás disfrutar estas fiestas.