Elegir un escritorio con el material, el color y el diseño adecuados contribuye a proyectar la personalidad que  deseas  para el ambiente de trabajo,  se trate de una oficina abierta  o cerrada. EL escritorio no es solo la mesa, es todo un espacio que se crea  para colocar los libros, la computadora, el teléfono, etc.  Es un ambiente donde   puedes encontrar todo a tu alcance.

En la oficina arreglamos los espacios para comunicar nuestras actitudes, metas y valores. Es allí   donde se desarrolla tu  profesión  y donde se toman decisiones  importantes. Para lograr una buena productividad es necesario tener el ambiente de trabajo adecuado; y  esto también tiene que ver con el mobiliario

Los cambios tecnológicos han transformado la manera de trabajar y, de paso, han modificado totalmente el diseño de los  escritorios. Atrás quedaron los antiguos escritorios metálicos y sin gracia para dar paso  a diseños  con propiedades mucho más funcionales,  estéticos y modernos.

Además del confort,  toma en  cuenta  otros  aspectos. Primero, el  espacio disponible,   para fijar el tamaño  y la jerarquía que deseas; luego,  si se destinará a un espacio abierto o a una oficina cerrada; y, finalmente, el diseño y el color.

La idea es optimizar el espacio utilizando mobiliario flexible.  La tendencia es que todos los puestos tengan una medida estándar que los uniformice. Puedes  lograr  un estilo contemporáneo con dos materiales: el vidrio templado, que aporta ligereza, y el cromo. Además, lo reciclado está de moda,  puedes  encontrar muebles  a tu gusto en tiendas de antigüedades.

Hasta muy pronto.