Hay muchas cosas que puedes hacer para que la llegada a la vejez de tu mascota, sea una etapa de  satisfacción no solo  para ella  sino para todos los miembros de  la familia.  Según su raza, a partir de los 8 o 9 años los perros son adultos mayores;  pueden vivir en  promedio doce años,  pero no es raro que pasen esa edad; inclusive, se han visto casos excepcionales de perros de  más de veinte años de edad.

 

Las razas pequeñas suelen tener una vida más larga que las de razas grandes.  Por supuesto, esto  depende de la calidad de vida  que le des:

Tip 1:

Una correcta alimentación, los cuidados adecuados y mucho  afecto, son indispensables para una vida larga. Antes de ir a la oficina verifica que el agua y la comida no le falte.

Tip 2:

El clima afecta más a los perros ancianos. El frío y las corrientes de aire propician las infecciones respiratorias, antes de ir a tu oficina revisa que tu mascota esté en una lugar de clima agradable para evitar se enferme.

Tip 3:

El hecho de que sus fuerzas estén disminuyendo tiende a bajarles un poco el ánimo y  ya no tengan el entusiasmo  de su juventud. Debes respetar su cambio de humor y acostumbrarte a su nuevo ritmo de vida, más sedentario y tranquilo, y no forzarlo a jugar o salir a pasear largas horas si es que  se niega a  hacerlo.

Tip 4:

A veces llega un cachorro  a un hogar  con un perro mayor. Este hecho puede ser beneficioso para el perro mayor, pues es una forma de estimulación positiva y podría devolverle la energía y la vitalidad perdidas. Sin embargo,  hay que observar  si el cachorro llega  estorbar demasiado al mayor; si eso ocurriera,  es preferible que los separes a la hora de comer o dormir.

Recuerda:

Los perros mayores pierden la capacidad de todos sus sentidos, pero no su fidelidad  y el amor por  sus amos. No olvides darles mucho amor. Besos!!