Para que el jardín  de su casa de playa  se mantenga sano y colorido tanto en verano como en invierno,  es necesario que le des   un mantenimiento.  Así, tus cactáceas, lantanas, congonas, roeos,  entre otras plantas especiales para jardines de playa, se mantendrán en buen estado.

Definitivamente el mayor enemigo de todos los jardines  de playa es, sin lugar a dudas, el exceso de sal que proviene de la brisa marina. Este suave viento transporta la sal y la ubica precisamente sobre las indefensas plantas que adornan tu jardín.

Una de las recomendaciones para evitar  sus  muertes súbitas  es que elijas,  con tino el tipo de plantas y  des  una  preparación  adecuada  a la tierra. Riégalas  moderadamente durante el invierno, ya que  este tipo de plantas   sufre más por exceso que por falta de agua.

Si como parte del  diseño se han colocado piedras tipo granalla,  retíralas   antes de empezar con el mantenimiento.

Espolvorea compost sobre base  de las  plantas y  retira las ramas y hojas secas y deterioradas;  inclusive, echa una capa  sobre el césped. Este abono  las protegerá  del frío del invierno.

Poda  ligeramente las plantas y flores con  una  tijera limpia y en agosto efectúa una poda de rejuvenecimiento a todo el jardín.

Con estos cuidados podrás gozar de un espléndido  jardín de playa.

Hasta muy pronto