Aunque son de pequeña dimensión, los cojines  tienen un rol importante en la decoración de una sala o una terraza.  Vistosos  y atractivos pueden realzar cualquier mueble o ambiente. Los hay de diferentes calidades de telas, colores, formas y tamaños.  Definitivamente ya quedó atrás la época en que apenas eran anodinos accesorios para los sofás y sillones y todos eran prácticamente iguales y monótonos. Hoy su protagonismo recomienda un especial cuidado al seleccionar el diseño, el tipo de tela, la textura y desde luego el color.

 

 

Puedes escoger diversos colores para un solo sofá, pero tratando de que sean de una misma gama o buscando que guarde alguna relación con el entorno, lo fundamental es que sea armonioso y no desentone. Otro tema importante es la textura de la tela, se puede requerir de algo muy suave y liso como las sedas o quizás texturas más fuertes como el algodón crudo. Todo depende del diseño que  le quieras  dar y del estilo  de las personas que habitan la casa.

Para  ambientes modernos o minimalistas  te recomiendo cojines de líneas limpias y de colores enteros y neutros; en cambio para los clásicos, elije  los colores  dorados o intensos y mucho más elaborados con borlas y cordones. No  olvides  que el cojín no solo cumple un papel decorativo, sino también busca  dar confort;  evidentemente,  es más agradable apoyarse sobre algo mullido  y suave que sobre algo duro.

En un solo ambiente, y de acuerdo a sus particularidades, da rienda suelta a tu imaginación combina  cojines de formas cuadradas con rectangulares  o tubulares;  de diferentes  colores, textura y calidad de tela.  Lo único que se exige es que en conjunto se logre una armoniosa unidad. Puedes  actualizarlos y disfrutar de unos cojines nuevos con pocos cambios: cintas, botones, broches o cinturones, te servirán; piensa el diseño y fíjalas con unas puntadas, le darás un toque decorativo a tus cojines.

Hasta muy pronto.