Lo mejor del verano es que podemos pasar más tiempo  con nuestra  familia al aire libre; el calor  nos invita a salir de paseo  y a disfrutar de las playas y, por qué no, también a compartir momentos de distracción con nuestras mascotas.

Por otra parte, recuerda que la mayoría de perros tiene mucho pelo y al estar expuestos al sol pueden sufrir de estrés por las altas temperaturas; además, el pelaje de nuestra mascota se llena de sal y arena y si no la bañamos,  en forma correcta, podría desencadenarles serios problemas de salud en la piel.

Ten en cuenta que si el perro está expuesto al calor por mucho tiempo, sufrirá de shock térmico o golpe de calor; ellos no sudan como los humanos y una manera de controlar su temperatura corporal  es a través del jadeo. Por eso, ante el calor excesivo, consumirán las reservas de azúcar y sales de su organismo; inclusive, pueden llegar a sufrir un daño cerebral o fallecer en pocos  minutos.  Otra advertencia es que al estar expuestos a la arena caliente por mucho tiempo, pueden  lesionarse con quemaduras de diferentes grados. Además,  si le entra agua a su oído podría desarrollar una infección  conocida como Otitis, que es sumamente dolorosa; el agua de mar, también, puede provocar picazón y ardor a los ojos provocándoles una conjuntivitis.

Sin embargo,  si  tú y tu perro  disfrutan de los baños en el mar, lo puedes hacer siempre y cuando tengas en cuenta algunas recomendaciones y  así disfrutar tu ansiado día de playa.

Primero es bueno tener claro  a qué  playas puedes ir con tu perro, ya que en algunas no está permitido. Asegúrate de llevar agua fresca  y helada; una  sombrilla para que tenga un espacio de sombra donde pueda descansar. No te olvides  de un bloqueador solar especial para mascotas, debes echarle  en las partes de su cuerpo que no tengan pelo para evitar la insolación, sobre todo en la nariz y aplicarle varias veces durante el paseo;  deben tomar mucha agua pues les puede dar una deshidratación severa por la constante exposición a los rayos solares. No permitas que tome agua salada, ya que  si la ingiere le podría  producir  diarrea y deshidratarse.

Al llegar a casa lo primero que debes hacer es bañarlo con su champú y enjuagarlo muy bien, luego sécalo bien para evitar  hongos o lesiones en su piel.

Tomando  en cuentas estas medidas, estoy segura que  tu paseo a la playa será agradable y libre de complicaciones.   Suerte con tu mascota y hasta  muy pronto