Nativa  de Sudamérica y ampliamente cultivada en la zona del Caribe  desde antes  que las naves de Colón  se  vieran  en sus horizontes.  La piña es el fruto  de la planta  que en guaraní  tenía el nombre  de  ananá o  ananás, palabra  originaria  de la  zona de Paraguay que significa “ fruta excelente, exquisita”.  Fue cultivada  en el Perú por  los Mochicas   quienes la representaron  en su cerámica. Hoy es cultivada en todas las regiones tropicales del planeta, aunque es en las islas de Hawái  donde más se produce.

El ananás  es una planta  herbácea perenne de la familia de las bromeliáceas, es una especie pequeña, llega  a medir hasta 1 metro de altura y  fructifica  su único fruto fragante y dulce  muy apreciada en la gastronomía. Tiene forma ovalada, una corona de hojas espinosas, una  corteza rugosa,  escamosa  de color verdoso que se va volviendo amarilla y marrón a medida que va madurando y despidiendo un agradable olor dulce. Hasta el 80%  de su fruto es agua;  gracias  a ello, te saciará y te mantendrá hidratada.

Su rico aroma, su  textura y su sabor ácido y dulce son su carta de  presentación; en  la cocina oriental    es muy utilizada  para  la elaboración de platos agridulces especialmente  en combinación  con cerdo o pato.  En la cocina occidental la encontramos en diferentes recetas principalmente en repostería.

Pero la piña no sólo es  extraordinaria  por su delicioso sabor sino  también  por sus propiedades medicinales. Posee vitaminas   A y del grupo B y C; minerales como potasio, magnesio, yodo, hierro  y  una enzima  bromelina  que ayuda a metabolizar los alimentos  y  muy buena  para problemas gastrointestinales,  es también diurético, desintoxicante y vermífugo.

En nuestros mercados podemos encontrar una amplia   variedad  de piñas, y en abundancia; la de Chanchamayo, la Cayena y la Selva entre otras, cada una con sus propias virtudes y usos en la cocina. Ten en cuenta que la piña no madura de la mejor manera después de recolectada, por lo que conviene  que escojas las de perfume dulce y hojas frescas.

Hasta muy  pronto.