Otra de nuestras plantas nativas es el pacae, la “Inga feullie DC”, conocida en algunos lugares del Perú, como “guaba”. Restos encontrados en Caral, nos indican que los antiguos peruanos la habían domesticado y que formaba parte de su dieta.

Abunda,  actualmente en el departamento de Lambayeque,  especialmente en los campos frutales del distrito de  Jayanca.  Su fruto es una vaina de un  color verde oscuro, en cuyo interior  se encuentran  las  semillas negras,  envueltas en una pulpa suave, blanca, como  pequeños copos de algodón  y de un  delicado sabor dulce muy  agradable.

wKwMFSnRcC8FarTfY8LM

Este árbol es nativo  de América Central y del Sur. Pertenece  a la familia de las Mimosoideae, existen alrededor de 200 especies; algunas de ellas pueden abrirse directamente con las manos, otras en cambio tienen sus envolturas muy duras.

Esta fruta tiene muchas vitaminas,  como Tiamina (vitamina B1) y Rivoflavina (vitamina B2), además de calcio, fósforo y hierro. Por sus propiedades antiinflamatorias,  antisépticas y  cicatrizantes  se la utiliza para curar heridas y afecciones cutáneas. Es usada muy bien en el  tratamiento  de úlceras diabéticas.  Calma el dolor y la inflamación.

RBOyRdCTTa600ZBuA9Je

El pacae es un árbol muy útil no solo por sus propiedades medicinales sino también porque el terreno donde crece adquiere, al cabo de unos años, una mayor fertilidad. Además,  proporciona  sombra en las plantaciones de té y café y actúa como barrera natural contra los  fuertes vientos andinos. Así mismo, su madera es utilizada en carpintería  y como combustible.

Hasta muy pronto.